Ritos del GODF en España

De las doce Logias españolas del Gran Oriente de Francia, cinco trabajan en Rito Escocés Antiguo y Aceptado y siete en Rito Francés. Tan Logias del GODF son las unas, como las otras. Nos une la Francmasonería, nos une el Gran Oriente de Francia (un solo Gran Oriente de Francia), nos une la rica diversidad ritual. El rito une, tal como lo expresa –tan bellamente- el texto de la Cadena de Unión: “por ella deben unirse los Francmasones de todos los ritos, de todos los países”. Como, por su parte, tipifica nuestro Reglamento General, Libro Primero, título primero, artículo 3º:

“El Gran Oriente de Francia incluye en su Obediencia Logias que trabajan en cualesquiera de los Ritos reconocidos por él, sin que pueda haber preeminencia entre ellos”.

Como así, de hecho, sucede en España. Como tiene que ser.

Breve reseña histórica: el GODF en España

¿Gran Oriente de Francia… en España?, habrá quien se pregunte, picado por una curiosidad por lo demás legítima. Aquí entran en juego lógicas consideraciones geográficas, nacionales, históricas… en verdad más profanas que masónicas; puesto que, una vez iniciado, “ya no hay judío ni griego, ni esclavo ni libre”…

Gran Oriente de Francia es, podríamos decir, la marca histórica de una Obediencia masónica universal y universalista. Una federación con un pasado más que interesante en la España decimonónica, en la que -napoleónicas o no- se crearon en nuestro país más de diecisiete talleres (logias) del GODF:

  • Los Hermanos unidos”: San Sebastián, 1809

  • Santa Josefina de los Hermanos reunidos”: Talavera de la Reina, 1809

  • Los amigos fieles de Napoleón”: Barcelona, 1809

  • La feliz reunión”: Barcelona, 1809

  • El triunfo de la amistad”: Barcelona, 1809

  • Napoleón”: Barcelona, 1809

  • Los amigos reunidos de San José”: Vitoria, 1810

  • Los amigos del honor y de la verdad”: Madrid, 1810

  • Los amigos de la caridad”: Santander, 1811

  • Los amigos reunidos de la victoria”: Salamanca, 1811

  • Napoleón el grande”: Gerona, 1811

  • Los amigos de la reunión”: Figueras, 1812

  • El Gibraltar francés”: Santoña, 1812

  • Los amigos del honor”: Sevilla, 1812

  • San Juan de la unión sincera”: Zaragoza, 1813

Tras un parón de más de cien años, en 2000 continúa la historia del GODF en nuestra tierra, con la creación de los siguientes talleres:

  • Blasco Ibáñez: Valencia, 2000

  • Constante Alona: Alicante, 2002

  • Luz Atlántica: Las Palmas de Gran Canaria, 2003

  • Wolfgang Amadeus Mozart: Madrid, 2004

  • Rosario de Acuña: Gijón, 2004

  • Siete de abril: Madrid, 2006

  • Heracles: Estepona, 2007

  • Luz de Levante: Murcia, 2008

  • Barcelona Mare Nostrum: Barcelona, 2009

  • Tartessos: Sevilla, 2010

  • Pitágoras: Málaga, 2013

  • Antonio Machado: Marchena, 2014

Así pues, Gran Oriente de Francia, sí, en España. Que nadie se extrañe. ¿No es normal y comúnmente aceptado ser -por ejemplo- católico en nuestro país? Pues no se es católico simplemente, sino católico romano. Y nadie se espanta. Aunque no vivan en Roma.

Así pues, sigue adelante, presente y palpitante, esta luminosa historia.

 

Un poema muy… masónico

El mañana efímero

(Antonio Machado)

 

La España de charanga y pandereta, 
cerrado y sacristía, 
devota de Frascuelo y de María, 
de espíritu burlón y alma inquieta, 
ha de tener su mármol y su día, 
su infalible mañana y su poeta. 
En vano ayer engendrará un mañana 
vacío y por ventura pasajero. 
Será un joven lechuzo y tarambana, 
un sayón con hechuras de bolero, 
a la moda de Francia realista 
un poco al uso de París pagano 
y al estilo de España especialista 
en el vicio al alcance de la mano. 
Esa España inferior que ora y bosteza, 
vieja y tahúr, zaragatera y triste; 
esa España inferior que ora y embiste, 
cuando se digna usar la cabeza, 
aún tendrá luengo parto de varones 
amantes de sagradas tradiciones 
y de sagradas formas y maneras; 
florecerán las barbas apostólicas, 
y otras calvas en otras calaveras 
brillarán, venerables y católicas. 
El vano ayer engendrará un mañana 
vacío y ¡por ventura! pasajero, 
la sombra de un lechuzo tarambana, 
de un sayón con hechuras de bolero; 
el vacuo ayer dará un mañana huero. 
Como la náusea de un borracho ahíto 
de vino malo, un rojo sol corona 
de heces turbias las cumbres de granito; 
hay un mañana estomagante escrito 
en la tarde pragmática y dulzona. 
Mas otra España nace, 
la España del cincel y de la maza
con esa eterna juventud que se hace 
del pasado macizo de la raza. 
Una España implacable y redentora, 
España que alborea 
con un hacha en la mano vengadora, 
España de la rabia y de la idea.

 

Unirse al GODF

Puede usted haberse topado con la francmasonería por una conversación con un amigo, o incluso haberla descubierto a través de lecturas e investigaciones personales, en una reunión “de puertas abiertas”, al visitar un Templo de su región o en el Museo de la Francmasonería (en la sede de la Obediencia: calle Cadet, nº 16, 75009- París).

Si conoce usted a un francmasón, éste puede guiarle y acompañarle en los diversos pasos de su candidatura. En caso contrario, puede usted escribir a la sede del Gran Oriente de Francia: su correo será entonces transmitido a un responsable de su región, que contactará con usted y le asesorará.

Si es usted de Sevilla o cercanías, lo más fácil y rápido es que nos escriba, haciendo uso de la dirección de correo que facilitamos en este sitio web.

¡Buena búsqueda!

El GODF en la actualidad

Los miembros del Gran Oriente de Francia son herederos de hombres y mujeres que obraron, a su manera, buscando el progreso y la mejora de la Humanidad: Voltaire, La Fayette, Garibaldi, Auguste Blanqui, Victor Schoelcher, el emir Abdelkader, Francesc Ferrer i Guardia, Anselmo Lorenzo, Louise Michel, Mijail Bakunin, Jean Zay, Félix Eboué, Pierre Brossolette y tantos otros… Por eso el Gran Oriente de Francia es vigilante defensor de los principios contenidos en su divisa, que es también la de la República: “Libertad, Igualdad, Fraternidad”.

La Laicidad completa estos principios, brindando a los ciudadanos la libertad de conciencia: ¡creer o no creer!

El Gran Oriente de Francia está fuertemente comprometido con la libertad absoluta de conciencia, que está garantizada por la laicidad de las instituciones, y se opone enérgicamente al racismo, al fundamentalismo religioso y a los enemigos de la democracia.

Después de la segunda guerra mundial, los miembros del Gran Oriente de Francia han abordado miles de temas, especialmente en sus trabajos sobre las cuestiones propuestas cada año a todas las logias. Podemos citar, por ejemplo: planificación familiar, juventud, educación pública, migración de los trabajadores, estudio de una nueva moral, la paz en el mundo, ayuda y asistencia, la escuela laica, el hambre en el mundo, la democracia, la diferencia, la falta de civismo, la mundialización, la compartición de las riquezas… Estos trabajos están disponibles en la síntesis anual de las “Cuestiones de estudio de las logias”, editada en forma de recopilación.

“Buscando un progreso provechoso para todos”.